Publicado: 15 de Noviembre de 2017

Si tu gato hace pipí fuera del arenero puede ser por dos motivos:
- Problema orgánico (está enfermo)
- Problema de entorno (hay algo que no le gusta)

Ante esto, nunca debes regañar ni castigar a tu gato ya que utiliza el arenero de forma instintiva, por lo que si no lo está usando es porque existe uno de los dos problemas que hemos comentado. Es decir, si el gato no hace sus necesidades en el arenero no es porque no sepa y, por lo tanto, no debes regañarle. Piensa en qué puede ser.

Para ello, primero tienes que analizar dónde y cómo ha hecho pipí para descartar que sea un problema orgánico. Si la orina tiene un color anormal, acude de inmediato al veterinario.

Si el pipí es normal, quizás el problema sea del arenero. Si lo has cambiado o utilizas una arena diferente puede que a tu gato no le guste. Si es el mismo de siempre con la misma arena, descartaremos el arenero.

Si se hace pipí en sofás o camas, tu gato está intentando decirte que algo no le gusta. Puede ser, por ejemplo, la prohibición de entrada a alguna habitación de la casa o al exterior, la llegada de un nuevo miembro a la familia, la presencia de un nuevo gato... 

Los gatos son compañeros ideales por su independencia fisiológica, pero son frágiles a nivel psicológico. Mima mucho a tu gato e integrarle a la perfección en tu casa y en tu vida para evitar este tipo de problemas.

Recuerda que "no hay animales malos, hay animales incomprendidos".